Manifiesto día Internacional de la Salud Mental 2015

Como todos sabréis, el próximo sábado 10 de Octubre es el día internacional de la salud mental y desde la AMuSM-AEN no hemos querido dejar pasar la ocasión para realizar un manifiesto, que se puede leer y descargar aquí:

Manifiesto día SM AMuSM-AEN 2015

 

Manifiesto día Internacional de la Salud Mental 2015

Asociación Murciana de Salud Mental-AEN

 

Como en años anteriores, la Asociación Murciana de Salud Mental – AEN, se adhiere al lema de la Federación de Asociaciones de Familiares y Enfermos Mentales de la Región de Murcia, que este año ha sido:

Ponte en mi lugar. Conecta conmigo” 

Nos sobran las razones para ello porque son muchos los motivos que nos unen y nos obligan a permanecer juntos en esta incansable e ilusionante apuesta que es lograr que todos tengamos acceso a unos servicios públicos de calidad en los que seamos tratados con las garantías que nuestro estado de derecho nos ofrece.

Conectamos contigo porque queremos un sistema sanitario gratuito, universal y que garantice la continuidad de los cuidados, que acerque los cuidados a su comunidad, que no segregue, que incluya y no excluya, que sume y no reste. Un sistema que atienda las necesidades de los usuarios, dotándolos de competencia y responsabilidad en su proceso asistencial, en el que la actitud de los profesionales sea de mayor respeto a la opinión y preferencias de los interesados, un sistema de cooperación que no vulnere los derechos.

Conectamos contigo porque queremos un sistema de protección social que garantice el derecho a la vivienda de todas las personas, sin excluir a aquellos que por su discapacidad no disponen de los recursos económicos y/o de cuidados suficientes. Necesitamos una red de apoyo a la vivienda que permita a las personas habitar un hogar con dignidad. Viviendas incluidas en entornos urbanos o rurales pero con plena accesibilidad a los servicios comunitarios necesarios. Las residencias masivas no son una opción, las residencias aisladas de la comunidad son lugares de exclusión.

El modelo residencial por el que apostamos es de un conjunto de recursos de alojamiento y soporte residencial que asegure un espacio personal de intimidad, que garantice la cobertura de necesidades básicas de la vida diaria de las personas con trastorno mental grave así como el apoyo a una vida en la búsqueda de la mayor autonomía posible.

Conectamos contigo porque defendemos el derecho al acceso a la formación y al empleo, considerados en la mayoría de casos, imprescindibles y complementarios de la atención sanitaria (tratamiento y rehabilitación) y que contribuyen enormemente a disminuir el uso de recursos sanitarios, especialmente los más «traumáticos» para las personas y costosos para el sistema sanitario, como pueden ser los de hospitalización. Por otra parte, la formación y el empleo sirven de soporte básico para asegurar el mantenimiento en la comunidad de las personas con trastorno mental grave, eliminando barreras y mejorando su capacidad real de ejercer derechos ciudadanos básicos.

Conectamos contigo porque defendemos la inclusión de las personas en sus propios sistemas sociofamiliares y así establecer y mantener vínculos a través de los cuales desarrollar nuestras necesidades afectivas y de ocio.

Conectamos contigo porque defendemos el derecho de todas las personas a desarrollar y ejercer nuestros derechos civiles y de compromiso con la ciudadanía. Necesitamos un sistema que garantice el uso de las capacidades y derechos civiles proporcionando los apoyos necesarios en los momentos precisos, con flexibilidad suficiente como para adaptarse a las necesidades particulares que cada persona necesite. La incapacitación judicial, en la inmensa mayoría de los casos, supone una merma de tales derechos y una argucia para conculcar la voluntad y el derecho de decisión de las personas con trastorno mental grave.

Conectamos contigo porque “Tu y yo juntos formamos el nosotros “

Fdo Marifé Lozano Semitiel

Presidenta de la AMuSM-AEN

En Murcia a 5 de Octubre de 2015

 

 

Día mundial para la prevención del Suicidio

La AMuSM estuvo en el acto celebrado en la plaza de Santo Domingo el pasado Jueves junto con representantes del teléfono de la esperanza, el hospital psiquiátrico Román Alberca, el gobierno municipal, el SMS y la consejera de Familia e igualdad de oportunidades, Violante Tomás.

En el acto se leyó un manifiesto para la prevención del suicidio, después una cantante interpretó “gracias a la vida” mientras, en un emotivo acto, nos fuimos acercando los asistentes al lazo verde y colocamos las velas. Al final se soltaron globos blancos.

Os enlazamos también un artículo de un periódico local

IMG_20150910_203447IMG_20150910_203817

Os dejamos algunas fotos más tomadas por Fernando Navarro

Una historia de violencia

Una historia de violencia

En las últimas semanas hemos asistido a una serie de acontecimientos trágicos en los que se han visto implicadas varias personas diagnosticadas de enfermedad mental. Fatalmente amplificada por la cobertura que de este tipo de sucesos realizan algunos medios de comunicación,la alarma social que generan estos casos potencia la errónea vinculación entre el diagnóstico de un trastorno mental y la predisposición a actuar de forma violenta.

A pesar de que numerosas investigaciones demuestran que el diagnóstico de un trastorno mental no favorece la aparición de conductas violentas en un porcentaje mayor que en el resto de la población, y de que estudios recientes sugieren por el contrario que estas personas tienen una mayor probabilidad de ser víctimas que perpetradores de abusos y agresiones (véase, por ejemplo, H. Khalifehet al.Violent and non-violentcrimeagainstadultswithsevere mental illness, The British Journal of Psychiatry, 2015, 206(4): 275-282), existe un sólido y muy extendido prejuicio según el cual las personas con un trastorno mental actúan de forma violenta e imprevisible, lo que conduce a comportamientos de miedo y rechazo hacia ellas. Todavía hoy, esta falsa creencia está hondamente arraigada en nuestra sociedad y condiciona no sólo el aislamiento social de estas personas y el tratamiento informativo de ciertos sucesos o la actuación puntual de las fuerzas de seguridad, sino también la orientación de unas políticas que, desgraciadamente, tienden más hacia el control y la contención que hacia el fomento de la recuperación y la vida en la comunidad.

De este modo, la ecuación entre enfermedad mental y violencia contribuye a generar más discriminación, exclusión social y sufrimiento del que ya padecen gran parte de estas personas, causando sentimientos de vergüenza y socavando su ya mermada autoestima y la confianza en sus posibilidades de llevar una vida más o menos normalizada. De hecho, muchas de ellas llegan a asumir de tal modo estos estereotipos, que creen que no merecen ni siquiera ser tratadas o vivir como el resto de los ciudadanos.

Desde la Asociación Española de Neuropsiquiatría-Profesionales de la Salud Mental, queremos mostrar nuestra gran preocupación por el daño que la circulación y la pervivencia de estos clichés, causa ante todo en las personas diagnosticadas, pero también en sus familias, amigos y en todos aquellos que trabajamos para intentar mejorar su bienestar.

Tal como se desprende de algunas informaciones recientes, nos preocupa especialmente la relación que se ha establecido en algunos casos entre el hecho de padecer una enfermedad mental, no tomar medicación y mostrar un comportamiento violento. Este planteamiento no solo tiende a cosificar a las personas tras su supuesto diagnóstico, sino que plantea un falso dilema, pues ni todas las personas con un trastorno mental precisan tratamiento farmacológico de forma permanente, ni la toma de medicación garantiza que no existan recaídas más o menos frecuentes, síntomas persistentes o un sufrimiento inveterado. Al reducir todas las opciones al tratamiento farmacológico, se desvirtúa una herramienta terapéutica que puede ser muy útil, pero que ni es infalible ni es la única que existe, generándose una expectativa simplista e injusta en torno a las circunstancias y las necesidades reales de estas personas.

En este sentido, nos parece especialmente importante denunciar la incompleta e inadecuada implantación de un modelo integral y verdaderamente comunitario de atención y apoyo a las personas con trastornos mentales graves, pues creemos que lo que más contribuye a su mejoría es poder desarrollar una vida normal, con acceso al trabajo, a un salario digno, a la vivienda y a ser tratados con comprensión y respeto. Y esto no se consigue con medicinas; se consigue a través del trabajo paciente y solidario de equipos multidisciplinares que coordinan y ponen en juego los recursos de la comunidad. Ciertamente, los recortes de los últimos años están haciendo desaparecer muchos estos equipos, pero la crisis actual de la asistencia psiquiátrica también se debe a la primacía de una ideología que individualiza los problemas, los descontextualiza y, en consecuencia, los reduce. Necesitamos, en suma, otro modelo en el que el respeto a la dignidad y la autonomía de la persona favorezca la toma compartida de decisiones; un modelo, en definitiva, en el que, gracias a la proximidad y a la creación de espacios comunes de diálogo y aprendizaje mutuo, las personas con un trastorno mental tengan otra perspectiva que la cronicidad y la exclusión.

Comprendemos que es difícil que la dinámica propia de los medios de comunicación y su exigencia de inmediatez, les permita prestar suficiente atención a la amplitud de matices y particularidades de cada caso en el que se encuentra implicada una persona diagnosticada de un trastorno mental –máxime cuando muchas veces se cuenta con muy pocos datos–, pero estamos firmemente convencidos de que huir de abordajes reduccionistas redundará en beneficio de todos.

Asociación Española de Neuropsiquiatría-Profesionales de Salud Mental (AEN-PSM)

Septiembre 2015